sábado, febrero 09, 2019

Reflexiones sobre el Trabajo

Iba a responder un post que apoyó un amigo sobre las habilidades duras y blandas, pero se me perdió, así que escribo el mío, a partir de lo que he visto que hacen en las empresas, utilities preferentemente.

Estoy de acuerdo que lo más importante para desempeñar un trabajo son las habilidades duras, obtenidas fundamentalmente a través de un proceso de estudios formales. Si el trabajador falla en algo que debería saber, entonces la empresa puede despedirlo o capacitarlo, pero si continúa fallando después de ser capacitado puede ser reasignado o despedido.

Pero el "modelo" es más complicado que una sola capa de habilidades duras, pues sobre dicha capa hay dos más que se interrelacionan, que son las habilidades blandas y los valores.

Las habilidades blandas si no se tienen son fuente inagotable de problemas. Lo típico es que si el trabajador es bueno o importante, las empresas les pagan un coaching para pulirlos, pero si al cabo de un tiempo no se pulen, entonces también los pueden reasignar o despedir. Sobre esto último he sido testigo directo de alguien que nunca se pudo pulir, porque en verdad no quería cambiar y lo "desvincularon", en buena hora porque de verdad era muy dañino.

Lo último en señalar es que el profesional debe tener valores, es decir un buen desempeño ético. Y no tiene que ver con los valores de la empresa, eso a mi juicio es un invento nada más, pues la empresa no debe contratar a nadie que no cumpla con su declaración de valores. El punto es que si alguien falla en su comportamiento ético no es posible salvarlo con cursillos o coaching varios. Las empresas lo deben despedir.

Este tercer punto fue lo que le faltó mencionar al artículo original y como se puede ver, tiene una enorme relevancia.

No hay comentarios.: