domingo, agosto 05, 2018

Civilización

El pecado original con el que da comienzo nuestra civilización es la hybris, la desmesura, el querer ser como los dioses cuando sólo éramos animales, los regalones, pero animales al fin.
Para algunas culturas orientales el único pecado es robar, robar cosas, robar la vida de otro, robar la virginidad de una mujer, etc. Pero todo esto sólo es pecado en un estado de civilización, dentro de una cultura. Los hombres sienten culpa al cometer estos pecados, pero en el resto de la naturaleza no ha llegado la noticia aún de que sean pecado, los animales se roban unos a otros, matan unos a otros, se violan mutuamente, y todo es parte del diario vivir y del control y crecimiento natural de las especies, porque ellos no comieron del Árbol del Conocimiento de la Ciencia del Bien y el Mal.
Tal vez si los otros animales hubieran comido de ese árbol habrían muerto como fue la promesa incumplida de Dios a Adán y Eva, o tal vez ese es un importante aspecto simbólico a tener en cuenta, pues efectivamente murieron a su vida en el Edén y tuvieron que afrontar la dura realidad, sin el dulce Velo que tenían sus ojos animales.
Por querer ser como dioses, comieron, y por esta desmesura fueron castigados por su propia culpa, por su vergüenza de estar desnudos.  ¿Han visto a un perro avergonzado de su desnudez, han visto una perra que se moleste porque un perro le olfatee el culo, etc? Ellos aún viven en un estado incivilizado, y son "felices". Lo dejo así entre comillas porque dudo mucho que en este mundo artificial de los Humanos los animales sean realmente felices.
A consecuencia de nuestra hybris hemos creado una sociedad llena de prohibiciones y falsos pecados (porque no lo son en la naturaleza misma), pero olvidamos algo.  La naturaleza libre de leyes escritas, tiene un excelente autocontrol natural, y sin la presencia del hombre alcanzan su propio equilibrio (cierto corre mucha sangre, pero no hay culpa ni pecado). Nosotros, por el contrario, vivimos fuera del equilibrio natural, nuestra sobrepoblación mundial es cada vez mayor, está "mal el aborto", y con esto no es que lo esté aprobando, pero es tan sólo un ejemplo dentro de muchos más que podemos ver que en realidad son contra natura (porque son políticamente "correctos" dentro de la civilización) y que están provocando un exceso de población, la que no se ha muerto de hambre o aniquilado mutuamente porque tenemos un sistema socioeconómico y de clases sociales que enmascara este problema, pero por sobre todo porque hemos sido capaces de crear la tecnología que nos ha permitido desafiar a los dioses.
Mi punto es que hemos realizado un tremendo viaje en espiral y hoy, más que ayer, nos encontramos en un punto donde nuestra hybris es más grande que todo lo que hubiéramos hecho en el pasado.  Estamos precisamente en el punto dónde todas las grandes civilizaciones colapsan y se autodestruyen.  Llevamos muchas décadas así.
Pueden pasar dos cosas, la primera es que la tecnología da un nuevo salto tan grande que nos salva por siglos, o que la tecnología sufra un fracaso tan estrepitoso que lo lamentemos por siglos y este planeta se convierta en el Infierno de Dante para Todos.
Ok, seamos positivos, la tecnología nos vuelve a salvar, lo que es lo mismo que el Hombre se salva a sí mismo, entonces nuestra hybris será máxima. Pues bien, el vacío espiritual del hombre, tarde o temprano, tendrá que producir su colapso. Tal vez lograremos una utopía material, pero tan vacía espiritualmente, que los suicidios serán la única salida.  ¿No me creen? Ya vimos un hombre que pidió ser eutanasiado simplemente porque estaba viejo y cansado de vivir.  Hoy la ciencia augura que dentro de poco viviremos 140 años, y yo me pregunto para qué si ya con 90 estamos "cansados de vivir", eso es lo que llamo "vacío espiritual", eso es no entender nada.
Si en verdad anhelamos ser como los dioses, entonces cultivemos nuestro espíritu y no la tecnología, no nuestra propia hybris. ¿Que acaso nunca aprenderemos la lección?

Sibarel, Magistri Tenebris

No hay comentarios.: